Masajes: grandes beneficios para tu bebé

La sensibilidad en la piel es una de las funciones más importantes del cuerpo y una de las que se desarrolla más temprano, por lo que su estimulación es esencial para el desarrollo físico de tu bebé. El masaje se puede utilizar con este fin, pero por sobre todo te lo recomendamos porque te va a permitir compartir un espacio íntimo, un contacto cariñoso y cálido con tu bebé, lo que profundiza y fortalece la relación entre ambos. Se puede realizar en diferentes momentos del día, como, por ejemplo, cuando lo estás mudando o recién salido del baño. Dentro de los beneficios detectados por varios estudios realizados en diferentes culturas, se encuentran: 1. Tener un contacto más cercano con tu bebé (los movimientos de tus manos estimulan la producción de oxitocina, la hormona que te hace sentir una sensación cálida y amorosa) 2. Reduce el estrés 3. Contribuye a su desarrollo neurológico y muscular 4. Incrementa el peso en bebés prematuros 5. Alivia problemas de cólicos, llantos excesivos y trastornos del sueño ¿Cómo le hago masajes a mi bebé? Busca un lugar tranquilo y con una temperatura agradable, con música armónica, ponte un poco de aceite en las manos y sigue estas instrucciones: – Ordeño Indio: Forma con una mano la letra “C” y con la otra sostén suavemente uno de los pies de tu bebe a la altura del tobillo. Luego, aplica el masaje con el borde interno de tu mano, desde su nalga hasta su tobillo. Parte con la cara externa de su pierna, y después cambia de mano y repite el ejercicio en la cara interna de la pierna, desde el muslo hasta el tobillo. Haz lo mismo con la otra pierna. – Ordeño Sueco: Forma con una mano la letra “C”, y con la otra sostén suavemente uno de los pies de tu bebe a la altura del tobillo. Después, aplica el masaje con el borde interno de tu mano libre, desde el tobillo hasta la nalga. Comienza con la parte externa de su pierna y luego cambia de mano, aplicando el masaje en la cara interna de la pierna de tu hijo, desde el tobillo hasta el muslo. Repite después con la otra pierna de igual forma. – Atrás y Adelante: Coloca ambas manos juntas sobre la parte superior de la espalda de tu bebe, formando un ángulo recto con su columna vertebral, después muévelas hacia adelante y hacia atrás en sentidos opuestos, pasando por la espalda hasta llegar a sus nalgas. Luego, hazlo en sentido opuesto. Repite cada uno de los movimientos tres veces. Destacado: Los masajes ayudan al desarrollo mental, social y físico de tu bebé.
Scroll al inicio