¿Cómo crece mi bebé durante el embarazo?

En base a información extraída del libro Concepción, embarazo y parto de la Dra. Miriam Stoppard, existen dos formas de contabilizar cómo crece el bebé durante el embarazo. Una, es desde el momento de la concepción, desde el cual se cuentan 38 semanas. La otra, es en base a un cronograma elaborado por los médicos y cuenta 40 semanas desde tu último Periodo Menstrual (UPM). Independiente de la que elijas, aquí te presentaremos las distintas etapas en las que va creciendo y desarrollándose tu bebé hasta que finalmente lo tienes en tus brazos. 0 a 8 semanas: Primero se convierte en un conjunto de células, llamado blastocito, el cual flota hasta el útero y se implanta en el endometrio. Esto se conoce como estado de embrión. Ahí tu hijo, comienza a enviarte distintas sustancias químicas para que tu cuerpo no lo reconozca como un cuerpo extraño. Durante la segunda semana, una marca oscura aparece en la parte posterior del embrión, la cual muestra la posición de la médula espinal. Al final de la tercera semana, su corazón comienza a latir y empiezan a formarse cada uno de sus pequeños órganos. Al final de la cuarta semana, tu hijo tiene la forma de un camarón de aproximadamente 4 milímetros desde la cabeza hasta las nalgas y pesa menos de 1 gramo. 8 semanas: Ha cuadruplicado su tamaño, y su corazón late entre 140 y 150 veces por minuto, cerca de dos veces más rápido que el tuyo. Su cabeza es muy grande en comparación con su cuerpo, el cual poco a poco ha comenzado a estirarse y alongarse. Ya se pueden distinguirlos ojos y la nariz. Sus órganos internos se han formado, y en sus manos y pies, se pueden ver sus pequeños dedos. A esta altura, aunque no te des cuenta, ya puede responder al tacto y su largo desde la cabeza a las nalgas es de 2,5 cm y pesará cerca de 3 gramos. 12 a 20 semanas: Ya se mueve en tu interior estirando sus brazos y piernas, ya que sus huesos se están desarrollando rápidamente como cartílagos flexibles e incluso, sufre de hipo. Se forma su mandíbula con espacio para sus 32 dientes permanentes y un fino vello cubre todo su cuerpo. También se han comenzado a formar sus párpados y se pueden diferenciar los genitales externos. Hacia fines del tercer mes el largo desde la cabeza a las nalgas será de 9 cm, y pesará cerca de 48 gramos. 16 semanas: A esta altura, una ecografía podrá decirte si tu bebé es niño o niña y podrás ver claramente cada uno de sus dedos. Su rostro comenzará a tomar un aspecto más humano ya que comenzará a fruncir el ceño, hacer muecas y ponerse turnio. Sus retinas, ahora son sensibles a la luz por lo que comenzará a percibir la luz que atraviesa tu pared abdominal. Sus sentidos también comienzan a desarrollarse y empiezan a funcionar su lengua y sus papilas gustativas, aparecen uñas en sus dedos y los huesos de sus oídos se han endurecido, por lo cual puede escuchar tu voz y tu corazón. Ya mide cerca de 13,5 cm y pesa cerca de 180 gramos. 20 semanas: Tu hijo todavía es pequeño en relación al volumen del líquido amniótico por lo que nada libremente por tu útero. Mide cerca de 18,5 cm y pesa alrededor de 0,5 kg. Sus orejas ya están bien desarrolladas y puede escuchar los distintos sonidos, por esto, es muy importante que le hables y pongas música para estimularlo. Además, puede distinguir lo dulce de lo amargo y su sistema nervioso y muscular le permiten moverse en tu interior. Es muy probable que si presionas tu abdomen sientas como te responde. 24 a 38 semanas: Al finalizar el sexto mes, el bebé pesa cerca de un kilo y mide 25 cm aproximadamente. Su cuerpo ahora crece más rápido y sus rasgos faciales comienzan a definirse. Sus pulmones no están totalmente maduros, pero sus bronquios ya están creciendo y desarrollándose. Sus fosas nasales ya están abiertas y comienza a realizar movimientos respiratorios con sus músculos. Si bien tu bebé aún no se ha desarrollado completamente, tendría posibilidades de vivir en caso de que tuviera que nacer por una emergencia. 28 semanas: Este es el último mes en que tu hijo podrá moverse libremente en tu interior. Ya está tan grande que incluso el doctor o la matrona pueden palpar su posición tocando tu abdomen. Ya pesa 1,5 k y mide cerca de 28 cm. Su sistema nervioso ya comienza a prepararse: su cerebro se agranda y sus células cerebrales y circuitos nerviosos ya se encuentran activos. También abre los ojos y practica constantemente el enfoque de la vista. Además, orina cerca de medio litro al día y su piel se va engrosando y juntando grasa subcutánea. 32 semanas: Es probable que al terminar el octavo mes ya se encuentre de cabeza listo para salir. Su peso se incrementará en un kilo alcanzando cerca de 2,5 kilos y midiendo alrededor de 32 cm. Su piel ahora tiene un tono más rosado, su rostro no tiene arrugas y puede que tenga cabello en su cabeza. 38 semanas: Tu bebé ya es demasiado grande y por eso se encuentra encorvado dentro del útero. Al nacer medirá entre 35 y 37 cm y en promedio pesará entre 3 y 4 kilos. En las últimas semanas el bebé coloca su cabeza en tu pelvis, en contra de tu cerviz. Esto se conoce como “encajamiento” y lo ayudara a salir al exterior cuando comiencen las contracciones. Destacado: A las 16 semanas comienzan a desarrollarse sus sentidos y puede escuchar tu voz y tu corazón.
Scroll al inicio